Mamoplastia de Reducción

Reducción de senos

La cantidad de tejido mamario cambia de acuerdo al peso, al embarazo, y a las hormonas. Los ligamentos y el sistema de ductos en la glándula mamaria se estirarán por lo cual desciende el seno, al perderse las estructuras anatómicas que dan sostén a la mama. Existen múltiples causas por las cuales se presenta el crecimiento o la hipertrofia mamaria, la cirugía de reducción es una de las alternativas de manejo.

Por una parte hay factores hormonales en el momento del desarrollo de la mujer o después de la lactancia constituyéndose así unos senos grandes; en algunos casos existe una predisposición genética que presentan un crecimiento exagerado del seno presentado gigantomastia. Además, la obesidad condiciona un aumento del tejido graso en la glándula mamaria aumentando su volumen. En todos los casos el seno o la glándula mamaria adopta una posición más baja en la pared torácica perdiendo así su aspecto juvenil. 

Las pacientes que requieren la cirugía de reducción mamaria frecuentemente están buscando alivio a los síntomas físicos causados por el excesivo tamaño o peso de sus senos además del beneficio cosmético que esto logra. La Mamoplastia de reducción usualmente resuelve estos problemas y así mismo mejora la forma y el tamaño de los senos. Después de la cirugía sus senos serán más proporcionales al resto de su cuerpo, tendrán mejor forma y la ropa le quedará mejor.

¿SOY CANDIDATA PARA UNA MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN?

Usted es candidata a realizarse una mamoplastia de reducción si:

  • Sus senos son muy grandes en relación al resto de su cuerpo.
  • Presenta dolor de espalda o cuello debido al excesivo tamaño de sus senos.
  • Presenta irritación en los pliegues bajo sus senos.
  • Presenta marcas del brassiere en sus hombros.
  • El tamaño de sus senos le restringe las actividades físicas y sociales.
  • No le agrada la forma de sus senos por su tamaño y como cuelgan en su cuerpo.

¿CÓMO SE REALIZA LA CIRUGÍA?

La reducción mamaria busca varios objetivos como son reubicar en una posición más alta la areola y el pezón, mejorar la forma del seno mediante la reducción del tamaño de la glándula mamaria. Esta disminución de tamaño representa una de las mayores limitantes puesto que esta reducción no debe arriesgar la forma del pezón ni la nutrición del mismo. Finalmente la mamoplastia de reducción busca ubicar lo mejor posible las cicatrices que son necesarias para organizar la piel que resulta sobrando al retirar la glándula. Existen muchas técnicas de reducción mamaria, siendo el tipo de cicatriz sobre la mama una de las variables a decidir, lo cual se basa en el tamaño de la mama. Las cicatrices más comunes son en forma de T invertida en la cual la porción horizontal queda escondida a nivel del surco submamario y la vertical en el polo inferior, en forma de L, vertical como o periareolar.

La cirugía dura entre 3 a 4 horas y se hace bajo anestesia General. La mayoría de los casos es ambulatorio, pero en pacientes con enfermedades especificas o se realizan otras procedimientos simultáneos como abdominoplastia, liposucción pueden requerir un día de hospitalización.

Es muy importante que discuta sus expectativas conmigo en la consulta y aclare todas sus dudas. Para lograr el mejor resultado y aspecto de sus senos se requiere de cicatrices, en algunos casos extensas para poder reubicar el seno en una mejor posición. Durante la cirugia utilizo los materiales, técnicas y cuidados de los tejidos para que estas cicatrices sean lo mejor posible pero también depende en un alto porcentaje del tipo de cicatrización propia de cada paciente, plana,  hipertrófica, queloidea y sobre todo de la calidad de la piel.

PREGUNTAS FRECUENTES

  • Dolor: Existe un dolor tolerable y controlable fácilmente por medicamentos, el cual irá disminuyendo progresivamente.
  • Inflamación: Durante los primeros días posteriores a la cirugía sus senos pueden notarse algo inflamados, aparecerán morados de menor a mayor grado dependiendo de las características de su piel constituyendo un evento normal de la cirugía debido a la manipulación de los tejidos. Con el transcurso de los días y las semanas la inflamación irá disminuyendo.
  • Retorno a las actividades: Luego de 10 días la paciente puede volver a sus actividades cotidianas de manera progresiva.
  • Ejercicio: Al menos 4 semanas se requieren para realizar ejercicio físico de moderada a baja intensidad.